niños

ANEXOS: Crónica Cineciclética VI (K)

Nouakchott: Ciudad de arena y coches de choque.

Mauritania es sin duda un país único donde los haya. A caballo entre dos mundos, entre dos áfricas, a medio camino entre el Magreb y el África negra, con un paisaje desértico -para lo bueno y para lo malo- en la casi totalidad de su territorio, con un paso muy reciente de la vida nómada y libre de las Jaimas al asentamiento urbano, con una flagrante diferencia social, jerárquica, laboral y de derechos entre sus etnias pobladoras y aún con una habitual permanencia de prácticas que no podemos imaginar en nuestra bisoña forma de pensar occidental, como la explotación infantil doméstica, el esclavismo, el racismo sin ambages, el engorde de mujeres etc. Sin embargo no deja de fascinarnos precisamente por la belleza única de su paisaje, por la diversidad de etnias que lo habitan, por el respeto a los visitantes, por la paciencia sin límites de las corruptelas de sus gobernantes… Por esto y por mucho más, su capital Nouakchott no te deja indiferente; como la mayoría de las ciudades del país, las calles principales, carreteras y muchas edificaciones están levantadas con conchas marinas (alternativa barata al cemento y con reservas de sobra por todo el desierto circundante); y las que no son las principales, son todas de arena.

(más…)