CRÓNICAS CINECICLÉTICAS XIV

.:: KENIA. NO ES PAÍS PARA BICIS ::.

IMG_2370

Llevábamos 16 meses viajando a la velocidad de un camaleón, por lo que hacer 4000 km en sólo unas horas sin ver paisaje alguno, no era lo que habíamos planeado en principio. Saltarnos fronteras y un buen tramo del continente sin pedalearlo nos producía tristeza y rabia pero, esta vez, la seguridad se convirtió en cuestión crucial. Todos/as los/as consultados/as nos desaconsejaron ir hacia el sur, atravesando Nigeria o Camerún, y menos aún hacerlo por el inestable centro africano. Tampoco íbamos demasiado bien de tiempo si queríamos seguir con nuestro pausado ritmo y llegar a Madagascar. No había otra, decidimos volar (con desagrado) hacia otro mundo. El camaleón de convirtió en guepardo por unas horas. (más…)

CRÓNICAS CINECICLETICAS XIII

.::TOGO, EL PAÍS BISAGRA::.

4

No habíamos oído hablar mucho sobre Togo, sólo sabíamos que nos esperaban cosas ricas para comer. Sólo con eso ya teníamos ganas de llegar, después de unos meses comiendo “to” (pasta de maíz, o a veces mandioca , bastante sosa y acompañada por salsas más bien poco apetecibles, que se come en Burkina Fasso). (más…)

CRÓNICAS CINECICLÉTICAS XII

.:: BURKINA FASSO (En el país de las bicicletas) ::.

img_0945

Hace casi dos años, en compañía de nuestra querida amiga y colaboradora Cristina Espiga, acudimos invitadas al FESPACO (Festival Panafricano de cine que se celebra cada dos años en Ouagadougou) en busca de películas y sobre todo contactos que nos pudieran servir de ayuda, en la por entonces delirante realización de nuestro sueño-proyecto. Fuimos sin bicis, solo con el cine bajo el brazo. Aquella semana fue productiva; una vez explicado el proyecto una y otra vez, conseguimos algunos filmes directamente de manos de sus autores, y también algunos contactos que nos serían muy útiles a posteriori sobre el terreno. Incluso conseguimos proyectar varias veces en el programa del festival. (más…)

CRÓNICAS CINECICLÉTICAS XI

.:: MALI ::.

205

Las ganas de volver a un país son directamente proporcionales a la amabilidad y la hospitalidad de la gente. Y esto, desde mi punto vista, es lo bueno de viajar. Es el factor sorpresa y el más importante. Puedes conocer de antemano el paisaje por fotos, te puedes informar de la gastronomía y de la cultura, pero a la gente hay que conocerla in situ. Y esto, para mí, es lo que te hace estar a gusto en un país, su gente. (más…)